Mi primera vez…movie edition.

El otro día me llevé a Nerea a ver Space Jam 2 al cine y me paré a pensar que a sus 6 años fácilmente ha ido al cine más de lo que yo fui en mis primeros 18.

Era otra época, claro, y de la misma forma que algo tan habitual ahora como consumir comida rápida, entonces era una situación que se daba una vez al año con suerte, en aquellos años el cine era, para muchos de nosotros, una suerte que requería de la alineación de los astros.

Y de hecho no fue ni con mis padres la primera vez que pisé una sala. No sé cómo se dio la situación pero fue con mi vecino del primero y su padre. Era el año 1990 y la peli fue «Las Tortugas Ninja«. Mi memoria selectiva de detalles random recuerda de aquella tarde que comimos almendras garrapiñadas y que nos pareció supergracioso a todos que los cuatro mutantes terminasen su aventura al grito de «De puta madre!» en lugar del clásico «Cowabunga». Hoy me imagino a la gente tapando los oidos de los infantes al más puro estilo Flanders.

Con todo lo cartonianas que eran, siguen siendo más amigables que las tortugas cicladas de las últimas películas.

Luego vinieron «El Rey León» con mi hermana y mi padre y el mismo año (1994) «Stargate» con mi vecino del tercero y su madre (Empiezo a pensar que era muy habil acoplándome a planes ajenos…) y varias películas a las que te invitaba Canal + por ser abonado (venia la información en la revista de abonado, llamabas a un teléfono y si había suerte, te regalaban invitaciones). De esta forma recuerdo haber visto «Liberad a Willy» y «La historia interminable 3»

Antes de ser el padre de Starlord, Kurt Rusell fue el militar norteamericano tipo en Stargate. El otro tipo he tenido que buscarlo en Google para saber que es el actor que hizo de Ultron en «Los Vengadores».


Ya fue en la adolescencia cuando empecé a ir al cine con amigos, recuerdo «Batman y Robin» en los estrenos de los cines de Grancasa en Zaragoza (El día después de darle la mano al jodido Arnold Schwarzenegger), o los remaster de Star Wars en 1997 y el esperado Episodio I en el que toda una generación soñamos con pisarle el cuello a Jar-Jar Binks.

En casa era otro tema. De bien pequeño me quedé embobado viendo «Conan El Bárbaro» (es el primer recuerdo de una película completa que tengo) y de siempre recuerdo tener VHS con el que quemé la cinta de Mary Poppins. Cualquier cifra que diese sobre las veces que me tragué la peli de la estirada nany británica probablemente se quedaría corta, y sólo se le acerca las veces que mi hermana pasó en ese mismo reproductor el VHS de Dirty Dancing.

La colección de VHS de mi familia alcanzó un número absurdo, hasta el punto de tener estanterias en mitad del pasillo llenas y llenas de cintas. Teníamos un segundo reproductor de VHS que se compró por su compatibilidad con Canal + (sí, tenían que ser compatibles para poder grabar del plus) y que nos abría la puerta también a grabarnos de cinta a cinta pelis que nos prestaban o que alquilábamos. Gracias a la magia del videoclub entraron en mi vida sagas que no la han abandonado nunca como Regreso al Futuro o Star Wars.

Poco después vino Internet, eMule, el torrent y las plataformas de VOD. En este momento de lo inmediato será difícil de entender, por los que no lo han vivido, que hubo una época en la que desde que oías hablar de una película hasta que se daban las condiciones para poder verla, podía pasar 2 años.

Y vosotros ¿os acordáis de cuál fue vuestra primera película en el cine?

Saludos y hasta mañana.

36. Zaragozano. Sysadmin. Geek. Freak. De pequeño soñaba con pilotar un X-Wing, jugar a fútbol como Tom Baker y conocer a Shiryu del Dragón. Aquí cuento cosas sobre los 90, algo de tecnología y videojuegos.

2 respuestas

Responder a Iván Torres Cancelar respuesta

A %d blogueros les gusta esto: