Mi primer virus

Fecha de la última modificación

Comentarios: 0

Pantallazo real. Lo guardo desde el 06 de Noviembre de 1999.


A finales de los 90, con mi Pentium II 333 Mhz, pasaba horas muertas empezando a descubrir la informática. Previamente habíamos tenido por casa otros ordenadores (Un Commodore VIC20, y un 486 que trajo mi madre de una oficina que los habían retirado), pero el Pentium II fue el primero que tuve en mi habitación exclusivamente para mí y con el que empecé a hacer mis pinitos en el mundo informático. Y como todo en la buena informática, el ensayo-error era la forma adecuada de aprender para un chaval de 14 años.

Probablemente si digo que el primer virus informático con el que lidié en mi vida fue el 26 de Abril de 1999 penséis que tengo una memoria prodigiosa, y aunque mi memoria es buena, sobre todo para recordar datos triviales, el asunto tiene truco y es que mi primera infección fue ni más ni menos que con Win32.CIH, más conocido como Chernobyl.

Chernobyl es, probablemente, uno de los virus más dañinos que jamás han existido. Llegó a infectar a unos 60 millones de ordenadores en todo el mundo, en una época en la que Internet no estaba en cada hogar como sucede ahora. Hubo incluso compañías como Yamaha que propagaron involuntariamente el virus en actualizaciones de sus productos, otras en demos de videojuegos e incluso IBM llegó a vender equipos sin saber que estaban infectados con CIH.

CIH (Acrónimo de las siglas de Chen Ing Hau, el responsable de la criatura) infectaba archivos .EXE. Pero no cualquiera, sólo en los que podía ocultar su apenas 1 KB de código, aprovechando espacios libres de forma que no modificaba el tamaño del ejecutable, siendo indetectable a los antivirus de la época.

Además, y aunque el inicio de su propagación se estima que sucedió a mediados de 1998, estaba programado para permanecer latente hasta el 26 de Abril (La fecha de activación, coincidiendo con el aniversario del desastre nuclear le hizo ganarse el sobrenombre de Chernobyl) , momento en el cual el mundo se despertó con una desagradable sorpresa.

Chernobyl sobreescribía el primer MB, desde el sector 0, de la MBR, de forma que te dejaba sin particiones el disco y lo volvía inarrancable. Pero no terminaba ahí, en determinadas placas y procesadores, sobreescribía la flash de la BIOS, que en cristiano y en aquellos años, era sinónimo de tirar a la basura tu PC.

En mi caso, y por suerte, mi placa base no era compatible y la infección de CIH «simplemente» echó a perder los 4GB de mi disco duro. Por otro lado trajo consigo el que fue mi primer formateo e instalación de un Sistema Operativo. Después han venido unos cuantos cientos más.

Pasaron unos meses sin saber qué había sido el culpable de la infección, hasta que un día, en noviembre del mismo año, me disponía a jugar un Mortal Kombat 4 en uno de mis CDs de múltiples juegos (Esos que circulaban por cualquier clase de instituto de bien en los 90) y el Panda Antivirus chilló como un loco cuando intenté ejecutar el Setup.

21 años después puedo decir que esa ha sido mi única experiencia fatal con un virus informático. Años después, trabajando en la tienda, experimenté a infectar un equipo con CIH con la placa maldita, haciendo previamente una backup de la flash de la BIOS. Qué sencillo cuando tienes las herramientas y el conocimiento…

Y es que el tiempo nos vuelve mejores, pero lo que de verdad te hace aprender, es cagarla soberanamente y no tener más remedio que solucionarlo…

Saludos y hasta mañana.



Iván Torres

Sysadmin retrogeek. De pequeño soñaba con pilotar un X-Wing, jugar al fútbol como Tom Baker y conocer a Shiryu del Dragón.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicar un comentario