Picando teclas


Cenando el fin de semana pasado en casa con @VitorVillarroya – ese cuasi hermano con el que casi llevo compartida media vida y que dedica su tiempo laboral el lado oscuro del sector IT, el de los desarrolladores – hablábamos en la sobremesa, en el momento del café y pastas, como no, sobre las idas y venidas de nuestros respectivos trabajos.

En un momento dado salió el tema de la mecanografía, y de cómo un factor común entre muchos informáticos es que aprendimos mecanografía en un momento concreto de nuestra infancia / adolescencia y también es común que no sirvió para absolutamente nada.

Sería el año 1997 aproximadamente cuando mi madre me apuntó a cursos de informática (Que entonces consistían en uso de Windows 95 y Word 97) y paralelamente un curso de mecanografía.

Casi un año tecleando palabras sin sentido dos veces por semana mientras la profesora pasaba por mi lado y me subía la barbilla con la mano cuando veía que agachaba la cabeza hacia el teclado.

Y como digo, aunque puede que contribuyese a interiorizar la posición de las teclas, no sirvió de mucho ya que cuando años después cogí velocidad y precisión al teclado me di cuenta de que todas aquellas instrucciones posturales no me servían de nada, y mis dedos iban donde les daba la gana para sentirse cómodos.

Y tras muchos años de IRC, MSN Messenger, Blogger, y en general de patear el mundo internáutico, fui aprendiendo a escribir rápido. Muy rápido. Y después, cuando esto se convirtió en mi profesión aún más. Pero siempre en mi freestyle.

Por ejemplo, el meñique izquierdo que debería gobernar la Q, la A y la Z se olvida de esta última para la cual uso el dedo corazón. Efectivamente, el corazón porque mi dedo anular izquierdo mecanográficamente hablando es más inutil que los semáforos del GTA, puesto que utilizo el dedo corazón para las filas del WSX, EDC (además de la Z). Jamás pulso la barra espaciadora con el pulgar izquierdo, siempre el derecho, y el meñique derecho se encarga de las tildes, retroceso, Enter, Shift Derecho y Control. La P y la Ñ son cosa del dedo anular.

Y así otros tantos vicios y manías producto de adaptarse a cientos de teclados de todo tipo y condición.

Con todo ello, mi velocidad actual está en torno a las 400 pulsaciones por minuto. He utilizado la siguiente web para hacer las mediciones:

https://10fastfingers.com/typing-test/spanish

Intentando ir muy rápido he sacado unas 90 palabras por minuto o 449 pulsaciones. Pero aquí se ve que la tasa de errores (corregidos, eso sí, de ahí que no haya palabras incorrectas), es casi del 1,5%:


Si intento ir lo más rápido que mi cerebro puede indicar a mis dedos (sin aporrear veinte teclas de vez) y bajamos la precisión, llegamos a las 102 palabras por minuto, pasando las 500 pulsaciones pero con más de un 3% de errores, algunos incluso no corregidos. Teclear a este ritmo no es sano ni productivo


Si queremos ir a por el 100% de precisión, con varios intentos fallidos, he conseguido hasta 87 palabras por minuto, unas 434 pulsaciones:


Pero como digo, para conseguir esto he reiniciado unas cuantas veces para ir a por el postureo. Mi ritmo cómodo, sin cometer apenas fallos, estaría en torno a las 390 – 400 pulsaciones que tampoco está nada mal.

Preparando este post, he leído una curiosidad y es que el ritmo máximo que se puede alcanzar utilizando sólo dos dedos es de 250 pulsaciones y cometiendo muchísimos errores. He probado y efectivamente, me ha costado horrores porque tenía que ir mirando el teclado continuamente además de que si intentaba acelerar el ritmo cometía muchos fallos:


Y vosotros? ¿Escribís con dos dedos? ¿Con Diez? ¿Con doce? ¿También hicisteis un curso de mecanografía tapando con esparadrapo las teclas de una Olivetti Lettera? ¿En qué velocidad estáis cómodos con el 100% de precisión?

Saludos y hasta mañana!

36. Zaragozano. Sysadmin. Geek. Freak. De pequeño soñaba con pilotar un X-Wing, jugar a fútbol como Tom Baker y conocer a Shiryu del Dragón. Aquí cuento cosas sobre los 90, algo de tecnología y videojuegos.

2 respuestas

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: